5 principios básicos de un diseño Passivhaus

  • Excelente aislamiento térmico con variaciones mínimas de temperatura fuera/dentro
    Utilizando un grosor adecuado de aislamiento térmico, las casas pasivas sufren pérdidas de calor muy limitadas siendo las necesidades de calefacción casi nulas. Para conseguir esto, es esencial que el diseño y la ejecución de las paredes exteriores, la cubierta y el suelo se realice analizando todos los detalles constructivos. Como resultado, las casas pasivas presentan una envolvente de gran aislamiento y ausencia de puentes térmicos.

  • Ventanas y puertas de alto aislamiento
    Desde un punto de vista térmico, las puertas y ventanas pueden ser uno de los puntos débiles de una vivienda ya que son focos de posibles pérdidas de calor y frío. Tanto es así que la colocación y ubicación de las mismas es uno de los puntos principales que el diseño de una casa pasiva debe recoger para conseguir una vivienda eficiente. Una buena calidad de las mismas y una correcta instalación es fundamental para conseguir una alta eficiencia energética.

  • Eliminar los de puentes térmicos
    Conseguir la ausencia total de los puentes térmicos permite disminuir el consumo energético y evitar patologías debidas a la condensación, como por ejemplo los hongos, nocivos para la salud. Además, se consigue eliminar los puntos fríos en el interior de la vivienda, de manera que se consigue incrementar el confort térmico para los usuarios y la sensación de bienestar. No solo se trata de conseguir una reducción energética sino que uno de los principales objetivos que se consigue con una casa pasiva es conseguir espacios con mayor armonía y confort.

  • Ventilación mecánica con recuperación de calor
    Con la ventilación mecánica se realiza una renovación continua y controlada del aire interior de la vivienda, de manera que se garantiza la buena calidad del aire en la vivienda. Este sistema también incorpora un sistema de filtros que depura el aire, evitando la entrada al interior de la vivienda de partículas contaminantes o que pueden producir alergias como granos de polen, polvo o ácaros. Además, mediante el sistema de recuperación de calor se consigue atemperar el aire que se introduce en la vivienda aprovechando la energía calorífica del aire que se extrae antes de expulsarlo al exterior.

  • Estanqueidad al aire
    En las casas pasivas se cuida al máximo la estanqueidad al aire, es decir, sellar todas las uniones entre los diferentes materiales de la vivienda. De esta manera, se consigue que no haya infiltraciones de aire indeseadas ni corrientes de aire. Esto permite reducir las pérdidas energéticas y controlar la temperatura del interior de la casa con una mínima intervención de los sistemas de climatización.

Por este motivo, en una vivienda Passivhaus la envolvente debe de ser lo más estanca posible. Para medir esta hermeticidad en una vivienda se utiliza el conocido ensayo Blower Door. Esta prueba consiste en crear un diferencial de presión entre el interior y el exterior de la casa pasiva colocando un ventilador en la puerta de entrada. Este ensayo es importante porque es uno de los principales indicativos a conseguir para tener el certificado Passivhaus (el resultado obtenido debe ser inferior a 0,6 renovaciones de aire a la hora).

subseccion
blog Blog
Contacto Contacto
Telefono (+34) 974 25 09 54